ARQUITECTURA PARA UNA SOCIEDAD RED

Este artículo es una reorganización de una serie de opiniones, incluida la mía, sobre el futuro de la arquitectura y su capacidad para adaptarse a los cambios que se están produciendo e indudablemente se producirán en los próximos años. Una lista de ideas puestas sobre la mesa con la intención de continuar el debate y promover la reflexión sobre nuestra profesión. No pretende ser una opinión única sino una visión personal y en constante cambio sobre el arquitecto y sus competencias en una sociedad especializada y sobreconstruída.

Especialidad. Debemos ser más precisos a la hora de definir nuestro cometido como arquitectos y tenemos una reflexión pendiente sobre lo específico del arquitecto.

Especialidad del arquitecto:

Lo específicamente arquitectónico es el proyecto: la capacidad de idear hipótesis espaciales nuevas que expliquen y solucionen problemas y necesidades de los seres humanos. Hipótesis concebidas sobre la base de los más diversos campos, constructivos, estructurales, sociológicos, económicos, culturales, medioambientales, etcétera… . Pero lo específico de la arquitectura no es el campo particular que se utiliza de soporte, sino el propio mecanismo de elaboración de la hipótesis.” Diego Fullaondo.

Design thinking o pensamiento de diseño:“El arquitecto es  experto en imaginar, proyectar y representar realidades futuras y debe estar acostumbrado a combinar variables técnicas con variables emocionales. ¿No es precisamente esa forma de pensar  lo que necesitan las empresas ahora?” Diego Soroa no sólo describe esta opción sino que además la lleva a cabo en su estudio. Trabaja para empresas de cualquier sector añadiendo “una metodología creativa a la resolución de problemas de todo tipo”

Especialidad, para qué?: “Precisamente el hecho de ser no-expertos, es lo que los habilita a interactuar como profesionales amateurs. Sus actividades dispersas y la aplicación de conocimientos externos, les permite abordar los problemas de forma creativa, saltando escalas desde los objetos individuales hasta la planificación de áreas estratégicas” Markus Miessen.

No-especialidad del arquitecto:

Sociología, economía, medioambiente, cálculo de estructuras, arte, construcción, comunicación…todos estos ámbitos sin duda afectan a nuestro trabajo pero para todos ellos existen profesionales más cualificados que el arquitecto. La construcción es el campo en el que en España aún no existe un profesional específico y es en este ámbito en el que se suele considerar experto al arquitecto. Según avanza nuestro entorno y especialmente las nuevas tecnologías tenemos sobre la mesa muchos más ámbitos  que tendremos que ir definiendo. El proceso arquitectónico seguirá sumando nuevos campos y eso es tremendamente positivo, pero la especialización supondrá una limitación a la hora de tener una visión global del conjunto. El arquitecto tiene que superar la obsesión por el detalle constructivo y convertirse en un experto en gestionar expertos.

Objeto. Lo físico. La ciudad. Lo público. Federico Soriano en una reciente entrevista en Planeta Beta planteaba que la arquitectura con mayúsculas debía contener lo público, entendido como interacción social y sin importar el tipo de programa del que estuviéramos hablando: una vivienda, unas oficinas, una plaza,…
Creo que la parte física o tangible de nuestro entorno es la que debe ser objeto o finalidad de nuestro trabajo. Pero por supuesto incluyendo y utilizando todos los elementos que se integran en ella como el medioambiente, la economía, la participación, la tecnología, la cultura,…y muchas más que iremos integrando gracias a las nuevas tecnologías y su increíble potencial en el trabajo colaborativo y la participación ciudadana.

Dificultades. La primera se produce al tratar de gestionar un grupo de expertos sin una concienciación clara por parte del cliente. Al final el arquitecto subcontrata a los expertos, y tratar de involucrarlos en el proceso completo resulta casi imposible. Otro problema, que se podría resolver con la entrada del ingeniero de edificación, es la responsabilidad. He visto que en  numerosas ocasiones las estructuras horizontales de estudios muy creativos se rompen por la entrada de la obra y sus responsabilidades civiles. No por la responsabilidad en sí misma, sino por el cambio que se produce inevitablemente en la manera de organizar un estudio.  En otros países esas dos partes del proceso arquitectónico están divididas, creatividad-idea-arquitecto por un lado y obra-construcción-ingeniero por otro. No creo en dividirlas totalmente pero si en dividir las responsabilidades y trabajar en conjunto.

. ¿Cual es el papel de la arquitectura? (ecosistema urbano) Domenico Di Siena.

. Architecture is not 2.0 (immaginoteca) Francesco Cingolani.

. Adios Señor arquitecto I y II (soitu.es) Diego Fullaondo.

. “The Architecture of hope” (volumeArjen Oosterman.

. “Architecture: a failed discipline” MarkJarzombek.

. Thinking through Design Thinking (archis.org).

. H&T – Research 2006/07. Michael Shamiyeh.

. El futuro de los Arquitectos (1) Arquitectura y Pensamiento de Diseño. Diego Soroa.

. No son genios lo que necesitamos ahora. Andrés Martínez.

. Arquitectos, el ocaso de una profesión. Andrés Martínez.

. ¿Desaparece la arquitectura? Ion Cuervas-Mons.

. Prácticas espaciales en los márgenes de oportunidad. Markus Miessen.

. ¿Alguien dijo participar? Marcus Miessen y Shumon Bassar.

. La extinción de los arquitectos no es el fin de la arquitectura. Eduardo Serrano.

. Sobre un modelo ampliado de arquitectura. Lourdes Bueno y Miguel Villegas.

. Architecture Games. Destroying architecture. HDA.

. Arquitectura. Profesión en abierto hacia una escala más humana. Manu Fernandez

El debate continúa en #thinkark.

Este articulo ha sido escrito por Ion Cuervas-Mons para el blog “La Ciudad Viva“, una iniciativa de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

Anuncios

About this entry